​​​​​

​​​​​​​​​​Prevención de una Recaída

¿Qué es una recaída?

Una recaída es cuando la persona que dejó de fumar vuelve a tener los comportamientos o pensamientos que ya había superado de la adicción al cigarrillo, provocando que vuelva a fumar. Es normal durante el proceso, si te sucede no te puedes frustrar. Toma fuerzas y vuelve a intentarlo.

Situaciones de riesgo que pueden ocasionar una recaída:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Problemas personales
  • Depresión
  • Ganar de peso
  • Presión por otros fumadores

Estrategias para la prevención de recaídas:

  • Disfruta de alimentos y bebidas bajos en calorías.
  • Realiza actividad física regularmente.
  • Respira hondo y lento para relajarte.
  • Realiza actividades diferentes a las que realizabas cuando fumabas para distraerte y cambiar tu rutina.
  • Identifica situaciones de riesgo para así evitarlas.
  • Al no tener un cigarrillo en las manos, utiliza objetos que las mantengan ocupadas. Puedes utilizar, por ejemplo: sorbetos, palillos de canela o palillos de dientes.
  • Busca apoyo de tu familia y amistades.
  • Cuando te sientas tentado/a, espera 5 minutos. Utiliza ese tiempo para dar un paseo y repasar las razones por las que has dejado de fumar. Los impulsos de fumar duran aproximadamente 5 minutos.

Pensamientos que contribuyen a mantener la abstinencia al cigarrillo:

  • ​Piensa en las consecuencias positivas de no fumar (mantener tu salud y la apariencia física).
  • Piensa en los efectos negativos de fumar (desarrollo de enfermedades, costos y apariencia).
  • Repasa constantemente las razones que te llevaron a dejar de fumar.
  • Anímate a ti mismo: ¡No voy a hacerlo! ¡Yo puedo deja​​rlos!
  • Recuerda lo duro que fue el momento de dejar de fumar.
  • Recuerda que has triunfado. Ahora eres un Ex fumador.​

Recuerda:

Las recaídas forman parte del proceso d​e abandono del cigarrillo y son una oportunidad de aprender a dejar de fumar. ¡No te rindas!

Manejo de estrés

​Estas son algunas maneras saludables para liberar el estrés:

  • ​​Habla con alguien acerca de tus preocupaciones y emociones con considerar un consejero profesional, amigo, grupo de apoyo o un miembro de la familia.
  • Realizar ejercicios de respiración profunda, meditación, yoga y tai chi te pueden ayudar a lidiar con el estrés.
  • Integra la actividad física a tu vida diaria. Esta alivia la tensión y mejora el humor.
  • Descansa. Asegúrate de dormir lo suficiente.
  • Aprende a establecer prioridades.
  • Siempre identifica los aspectos positivos de las situaciones difíciles, lo que te ayudará a manejar mejor las situaciones estresantes.​​​

Actividad física

¿Por qué es importante hacer actividad física?

  • Ayuda a prevenir enfermedades crónicas tales como: colesterol, alta presión y diabetes.
  • Mejora tu función pulmonar y fortalece tu corazón.
  • Ayuda a controlar el estrés y a conciliar el sueño.
  • Mejora tu confianza y tu autoestima.
  • Ayuda a bajar de peso, mejorando la apariencia física.
  • Provee energía para realizar mejor las actividades diarias.
  • Ayuda a mantener los huesos y músculos saludables y fuertes.
  • Mejora tu postura y el alineamiento corporal.

¿Cómo integrar la actividad física a mi vida diaria?

  • Comienza realizando de 10 a 15 minutos de actividad física diaria (caminar, bailar, etc.)
  • Aumenta gradualmente el tiempo a 30 minutos conforme a tu progreso.
  • Utiliza las escaleras en vez del elevador.
  • Al salir de compras prefiere estacionarte más lejos de lo acostumbrado.
  • Comienza el día lleno de energía y levántate de 10 a 30 minutos más temprano para caminar.
  • Planifica caminar de 10 a 15 minutos en tu tiempo de almuerzo.
  • Participa de programas de actividad física que ofrecen en tu comunidad o área de empleo (clases de aeróbicos, baile, natación, entre otras).
  • Explora nuevas atracciones turísticas ó recreativas en familia (ir al parque, a la playa ó al campo).​​​​​